Voz en Libertad

0
152

BOTS

Por Paco Guisa

La semana pasada lo que dio mucho de qué hablar fue la queja de AMLO sobre una supuesta campaña en contra de su gobierno a través de miles de bots, razón por la cual está siendo afectado el Proyecto de la 4T: Salió de chillón como “La Llorona” dijeron algunos.

Veamos, Gilberto Lozano y su Movimiento FRENAA, Frente Nacional Antiamlo, cuyo activismo se da principalmente en Redes Sociales, ha señalado que en su momento AMLO se valió de ese recurso (el de crear miles de bots) para hacerse con la Presidencia, y para mantener un importante posicionamiento durante los primeros 17 meses de su gobierno, ubicando artificialmente sus ocurrencias en la preferencia del pueblo, lo cual tiene sentido porque es inexplicable que tanta “locura” y desatino puedan ser aprobados por tantos mexicanos, aun considerando la conocida ignorancia y el ínfimo nivel educativo de las mayorías.

Revelar la supuesta estrategia de utilización de bots en su contra, corriendo el riesgo de que se revele a su vez que él mismo los ha utilizado, es entendible desde un escenario donde la confrontación de la realidad le debe estar indicando que esa estrategia de comunicación con todo y mañaneras no está funcionando, ya que la verdad tarde o temprano se trasluce (La verdad os hará libres) y quizá ya está llegando ese momento en que los chairos mexicanos, antes engañados, están quitándose la venda de los ojos y empiezan a dejar de creer en toda la publicidad gubernamental que dice que todo está bien mientras su propia economía personal les indica todo lo contrario.

En año preelectoral, seguramente habrá quien diga: “¿pero de qué sirve posicionar artificialmente una imagen si los bots no votan?”, y eso es cierto, pero la utilización de estos por parte del gobierno como ha rebelado el mismo Gilberto Lozano, quien ha ubicado cientos de direcciones IP de los mismos en Palacio Nacional, aunado al control actual del Congreso y la Corte -y ojalá no llegue a tenerlo del INE-, le dan la posibilidad de robarse impunemente cualquier elección, publicitando nuevamente un triunfo que, dadas las actuales circunstancias, difícilmente podría obtener nuevamente en las urnas y eso para un Dictador que todavía no se descara completamente es oro molido pues le permite seguir navegando con bandera de demócrata hasta el día en que las circunstancias lo orillen a endurecer sus métodos de control absoluto para perpetuarse en el poder.

Entretanto, en otros medios, yo he opinado que todavía estamos a tiempo de evitar caer en los niveles de absolutismo, represión y miseria de Venezuela, y debemos reaccionar antes de que ni siquiera el arma más efectiva en toda democracia, el voto, deje de ser opción y tenga que surgir el Guaidó mexicano que le haga frente a la 4T, en ese sentido yo apuesto por Muñoz Ledo, lástima que por su edad está muy lejos de poder convertirse en el caudillo que necesitamos y nos urge, también Lozano sería opción si algunas imprecisiones sobre el pasado no le restaran credibilidad.