Muere a los 87 Little Richard, ícono del rock

0
368
NEW YORK, NY – CIRCA 1988: Little Richard at the 1988 Rock n Roll Hall of Fame Induction Ceremony circa 1988 in New York City. (Photo by Sonia Moskowitz/IMAGES/Getty Images)

Tennessee, EEUU, a 9 de mayo del 2020.- Se llamaba Richard Wayne Penniman, pero a la historia pasó como Little Richard. El mítico cantante, compositor y pianista, responsable de clásicos del rock and roll como “Tutti Frutti”, “Good Golly, Miss Molly” y “Long Tall Sally”, versionada posteriormente por Los Beatles, falleció este sábado a los 87 años de edad.

La información la confirmó el hijo del artista, Danny Penniman, a la revista Rolling Stone.

Autodenominado “arquitecto del rock and roll”, el músico embriagó a toda una generación en la década de 1950 con su música rápida, movimientos atrevidos y una voz inconfundible, que dieron pie a un legado que entierra sus raíces en el blues. Richard alcanzó la fama en 1955 con su tema “Tutti Frutti”, cuya introducción, tan extraña como evocativa (“Awop bop a loo mop / Alop bam boom”) es reconocible incluso para las nuevas generaciones.

Su bigote y peinado característico también formaron parte fundamental de una puesta en escena que incluía camisas llamativas y coloridas que rompían la formalidad de la época. Como consumado entretenedor de multitudes, sus actuaciones estaban plagadas de actos inesperados, como tocar el piano con una pierna sobre las teclas o hacerse el muerto en pleno show, para estupor de los espectadores.

Tras un bajón en su carrera, y después de ser detenido en un baño junto a otro hombre, entre 1962 y 1964 viajó por Inglaterra con Los Beatles y Rolling Stones, que estaban en sus inicios como bandas. Al volver a Estados Unidos, formó un grupo junto al guitarrista Jimi Hendrix, al que posteriormente despidió. En los setenta, Richard luchaba contra una adicción a la cocaína que le costaba 1,000 dólares diarios. Tras convertirse al cristianismo, renunció a su homosexualismo (dijo que había sido una opción temporal) y estuvo una década fuera de las pistas.

“Si Dios puede salvar a un homosexual como yo, puede salvarlos a todos”, dijo en alguna entrevista, para malestar de los activistas por los derechos homosexuales y también de psicólogos.

En 1986 entró al Salón de la Fama del rock and roll y participó en el soundtrack de la película “Down and Out in Beverly Hills” (“Un loco suelto en Hollywood”). En 2002 anunció su retiro de los escenarios y de la vida pública, y se recluyó en su casa en Nashville, donde falleció esta jornada, por causas que aún se desconocen.

Richard llevaba años enfermo: había padecido un ataque al corazón, sufría una fuerte ciática y problemas degenerativos en la cadera.