Voz en Libertad

0
136

Turismo por Petróleo

Por Paco Guisa

Estos días de encierro son propicios para la meditación y reflexión sobre los diversos temas que aquejan al país, principalmente la crisis de salud por el coronavirus y la crisis económica por la caída en los precios del petróleo y sobre cómo vamos a reaccionar y recuperarnos de los estragos que ambas causen en la nación.

El “ocio obligado” en que me encuentro me ha llevado a aficionarme a los videos en YouTube, donde destacan los que se refieren a las maravillas de México y al enamoramiento, admiración, respeto y sorpresa de los Youtubers, tanto nacionales como extranjeros, al descubrir la grandeza de México, por lo que se declaran cautivados por las bellezas naturales: Museos, sitios arqueológicos, gastronomía, cultura, artesanías y tradiciones de nuestro país, así como por la bonhomía, talento artístico, ingenio y amabilidad de los mexicanos, lo que les provoca el deseo irrefrenable de venir a conocerlo y recorrerlo todo. Esto lo he podido escuchar de Uruguayos, Argentinos, Colombianos, Venezolanos, Panameños, Estadounidenses, Rusos, (tanto de la parte europea como de Siberia), Españoles, Franceses, Ingleses, Ucranianos, Suecos, Coreanos, Japoneses y Chinos.

¿A qué voy con todo esto?, en principio a que la posible solución a nuestros problemas de divisas como nación, que no como gobierno, está en la Industria del Turismo y a que cada Pueblo Mágico, cada Sitio arqueológico, cada artista, cada charreada, cada baile folclórico, cada Fiesta Patronal, cada restaurante, cada cantina, cada playa, montaña, y cada arribazón de mariposas monarca, tortugas o ballenas puede potencialmente equivaler a un pozo petrolero, si sabemos explotarlo debidamente y adquirimos una cultura de atención al turista con una mejora continua de nuestros servicios turísticos.

De tal forma que la Industria Turística puede, en el mediano plazo, ayudar al Gobierno a equilibrar sus finanzas, por la vía de los impuestos y a recuperar parte de los ingresos que se perderán por el petróleo. Amén de la continuidad y apoyo a otras industrias como la Minería, la del calzado, la del vestido, la cervecera, la aeronáutica y otras más.

Por otro lado, es de aprovechar la posición de la 4T que se ha pronunciado contraria y ajena al orden internacional establecido por el mundo Neoliberal basado en el petróleo, para impulsar la investigación de energías limpias en nuestras Universidades, hasta hoy menospreciadas aparentemente por darle prioridad a PEMEX sobre otras fuentes potenciales de ingresos, para producir nuestra propia energía y movilidad por la vía del hidrógeno, del agua, del sol y del viento y ¿por qué no? de la mismísima energía nuclear.

Ya en años anteriores el turismo se ha revelado como la principal fuente de divisas para el país por lo que no es descabellado volver a apostarle rescatándolo de la basura donde lo ha puesto el gobierno de AMLO, por lo que se hace necesario dejar atrás la polémica de que “no solo los ricos tienen derecho a pasear por el país y se les prefiere solo porque dejan dinero” y por ese mismo motivo se está menospreciando a los pobres poniéndolos como mártires. Rescatar decía, iniciativas exitosas como los Tianguis Turísticos, el Consejo Nacional de Turismo y la Promoción Turística del país en el ámbito Internacional beneficiándonos del buen posicionamiento de nuestra “Marca país”. Debemos pues acabar con la etapa del turismo “mochilero” de “jícama y chile” y prepararnos para recibir y atender a los que realmente vengan a gastar su dinero en nuestro país, dejando una derrama que no solo beneficia a los grandes hoteleros y dueños de aerolíneas, sino también a taxistas, restauranteros, meseros, maleteros, camareras, guías turísticos, y demás actividades ligadas a la cadena, por lo que una vez que llegue el turismo que deja lana, todos seremos felices “Aprendiendo a administrar la nueva abundancia” (como dijo JOLOPO).